¿Cómo viven los travestis su sexualidad?

Sexo

La sexualidad es una construcción que se realiza en el ser a través de las diferentes vivencias que adquiere a lo largo de su vida. De este modo, el simple hecho de haber nacido hombre o mujer no determina en absoluto la sexualidad. La genitalidad nada tiene que ver con la sexualidad, debido a que la persona construye su identidad sexual a lo largo de su propia historia y vivencia personal. Justamente, ser hombre o mujer en la sociedad actual responde a patrones culturales impuestos desde que nacemos.

Por lo general, para las nenas todo aquello que sea de color rosa, estará ligado a ellas casi como un mandato social. El azul y todo lo rudo será para los que han nacido con el género masculino. ¿Y qué pasa con los travestis en Sevilla? Ni la masculinidad ni la feminidad es una condición con la que se nace.

Travesti: concepto pasado de moda

En sí mismo, la concepción travesti quedaría obsoleta en la sociedad actual, ya que no existe ropa exclusiva para hombres y otra para mujeres. Precisamente, antiguamente se consideraba como travesti a la persona que habiendo nacido con un sexo en particular, lucía, a través de su vestimenta, como una persona del género contrario.

Sin embargo, se puede decir que es un concepto pasado de moda, ya que con el avance de la sociedad y una apertura mental hacia otras concepciones, ya no se encuentra delimitado lo que es exclusivamente de un sexo o del otro.

De este modo, los travestis pueden vivir su sexualidad de una manera mucho más libre, gracias a la aceptación que existe a la hora de ejercer su condición sexual. A diferencia de décadas pasadas, en donde no se podía andar libremente por la calle tomando la mano de una persona de un mismo género, en la actualidad, todo es mucho más libre.

La toma de conciencia acerca de los cambios con respecto a la sexualidad y que la misma pueda ser practicada libremente bajo la luz del sol es un requisito fundamental para avanzar hacia un estado de igualdad entre las personas, más allá de su condición sexual, religiosa, política, económica o cultural.

Un cambio en la perspectiva de género

A diferencia de tiempos atrás, la mirada que se tiene en la actualidad de las personas que deciden vestirse de modo diferente a su género es totalmente aceptado. Lo cual significa un avance cultural muy importante a nivel global, lo cual permite no solamente la libertad de pensamiento sino también de acción. No ser igual al otro ya no es parte de una condena social, sino que puede ser integrado sin ninguna clase de inconveniente y convivir en paz en cualquier lugar.